Laboratorios con implementos de última generación, un restaurante propio y salas en donde lo más importante es la práctica más que los libros y la pizarra. Así es como en el Colegio San Esteban Mártir intentan potenciar la educación técnica profesional.

Si quieres ver el reportaje pincha acá